sábado, 10 de abril de 2021

MEDITAR CON MANTRA

 



Comienza tu práctica estabilizando el peso de tu cuerpo siempre en el borde frontal de los huesos de los glúteos con los huesos frontales de las caderas un poquito más adelantados que los de los glúteos.  Puedes sentarte sobre un soporte de meditación con las piernas cruzadas,  en este caso debes asegurarte de que las rodillas siempre queden más bajas que los huesos de los glúteos, si no tu columna se irá colapsando. También puedes sentarte en un banquito de meditación o en una silla, teniendo en cuenta lo que acabo de decir sobre los huesos de los glúteos.  Permite a tu columna expresar naturalmente su verticalidad quedando la cabeza neutral al final de la misma.  Tu espalda baja y glúteos deben quedar tan relajados como sea posible.  Los ojos suavemente cerrados.  Hay músculos en tu cuerpo que no tienen por qué estar tensos durante esta práctica.  Estos músculos son los de los pies y las piernas, los que cruzan por el interior de la pelvis, los brazos, manos y hombros, los de la cara y el cuero cabelludo y el suelo pélvico. Suaviza también el pecho y el abdomen.

En esta primera parte tienes que sentir las sensaciones generadas por el cuerpo tan clara, directa y continuamente como puedas invitando a todos los músculos, que no sean necesarios para mantener la verticalidad, a relajarse profundamente, permitiendo a la inteligencia de la mente  reconocer la diferencia entre suavidad y dureza, relajación y tensión.  Ya me he referido a estos músculos en el párrafo anterior.   No debes moverte en la medida de lo posible.  Si sientes un dolor o una tensión en alguna parte del cuerpo simplemente siéntela hasta sus últimas consecuencias pero no la muevas,  si el cuerpo tiene que hacer algún ajuste lo va a hacer desde su propia inteligencia sin la intervención de tu mente.

Mientras invitas a tu cuerpo a relajarse profundamente debes dejar ir cualquier habilidad de la mente por imaginar, crear fantasías, esperanzarse o deprimirse, manipular o controlar, debes dejar ir cualquier habilidad de la mente que no sea simplemente reconocer lo que está sucediendo en tu cuerpo, distinguiendo entre suavidad y dureza, relajación o tensión. 

Quizás en el momento en que te sientas profundamente relajado puedes usar un mantra.  Mantra significa protección de la mente.  Es una protección, por una parte, porque no permite que tengas más pensamientos que el propio mantra y por otra, porque el mantra debe evocar algo positivo en tu mente, cosa que la protege de los pensamientos negativos y sus desagradables consecuencias.  Mi mantra favorito es: “YO SOY” o "SOY" pero puedes usar cualquier palabra que para ti tenga el poder de atraer tu atención de una manera bella y positiva, evocando en ti sensaciones placenteras y gozosas.

La manera de trabajar con el mantra es muy intuitiva.  Puedes empezar por recitarlo verbalmente, flojito y muy despacio, únicamente audible para ti.  Disfruta de escuchar tu voz cada vez que lo pronuncias hasta que llene tu mente de su sonido e incluso de su significado oculto.  El significado no es algo que debas buscar intencionada e intelectualmente, simplemente se revelará cuando practiques con el mantra, te relajes y disfrutes profundamente. A modo de ejemplo, si usas "ME AMO, ME PERDONO, ME ACEPTO TAL COMO SOY " como mantra, posiblemente te llegue a revelar que realmente no te quieres como creías y posiblemente te revelará también las maneras que tienes de maltratarte continuamente. Quizás te revele que si haces esto contigo es posible que también lo hagas con los demás. Si continuas con la práctica, sentirás que a medida que lo vas repitiendo verbalmente, de forma natural se vuelve una recitación mental. Deja que siga así....


sábado, 20 de marzo de 2021

Practicar la visión


 

    Qué es practicar la visión?

    Practicar la visión es integrarlo todo, sin excepción. Si hay miedo siente el miedo, abraza el miedo. Si hay ira siente la ira, abraza la ira. Si hay pensamientos, ve  los pensamientos, siéntelos y abrázalos. Cuando hay alegría, siente la alegría,  abrázala. Cuando miras así,  sucede algo muy especial: así como cuando los rayos del sol disuelven el hielo al posarse sobre él, al practicar la visión, se disuelve también lo que miras, abriéndose un espacio claro y sin confusión. 

    Por qué? Porque nada de lo que miras existe en la forma en que se aparece a tu mente. Nada de lo que miras tiene solidez. Las cosas que ves son como las nubes en la inmensidad del espacio, cuando el sol de la visión se posa sobre ellas se disuelven en su infinitud.  


                                                                                                                            Sol


jueves, 11 de marzo de 2021

El fuego interior

 



"Maestro, ¿por qué me resulta tan difícil tener continuidad en la práctica de la meditación?

La práctica de la meditación no es algo que pueda surgir desde la imposición, sino que viene de que en ti despierte  lo que yo llamo "apasionada auto-indagación",  otros la llaman “ardiente aspiración”.  Es una fuerza inquebrantable, un hambre insaciable de conocer quien realmente eres.  Este fuego te llevará irremediablemente a ponerte a practicar y a conectarte con la experiencia gozosa de la meditación.

Sin embargo, no hay manera de que te apasiones por algo si no te apasiona.  La pasión no es algo que puedas crear, es un interés con el que naces, es un fuego arrollador que te impulsa a hacer algo.  Del mismo modo que no elegimos la mayoría de las cosas que nos suceden en la vida,   al menos conscientemente, venimos con ello aunque no lo sepamos. Posiblemente, si estás leyendo este libro es porque ya tienes la semilla de la pasión por este conocimiento.   Si la riegas practicando, el placer que experimentarás con el cultivo de la atención hará que tu fuego se vuelva más poderoso y apasionado." ......

                                                                                                          Sol

lunes, 2 de noviembre de 2020

Calmar la Mente



 En este vídeo te enseñaremos la primera parte de la técnica de pranayama, llamada respiración alternada, ideal para principiantes y para calmar la mente en cualquier momento. Con esta primera etapa del pranayama ya podrás disfrutar de numerosos beneficios. En los próximos vídeos vamos a enseñarte a profundizar en este fantástica técnica. Permanece atent@!

martes, 27 de octubre de 2020

Apneas del sueño



Esta semana, un buen amigo mío, me ha recordado algo que nos sucedió hace un tiempo en NIRODHA  y que vale la pena ser explorado por los que sufren de apneas del sueño y todavía no han encontrado una solución.  Me gustaría compartir esta experiencia por si a alguien que sufre de este problema le puede servir.  

El caso es que hace unos años,  un alumno de las clases de yoga me preguntó si conocía alguna técnica que fuera útil para tratar las apneas del sueño, él las padecía desde hacia mucho tiempo y no había conseguido mejorar su problema ni con atención médica.  La verdad es que no me había encontrado nunca con una cuestión similar por lo que desconocía completamente el tema.  Sin embargo,  cuando me lo preguntó, de repente,  me vino  una intuición, la vocecita interior dijo: ¿Por qué no te fijas si durante la vigilia retienes la respiración sin darte cuenta? Sin pensarlo dos veces, le transmití al alumno el mensaje que me había venido.

Al cabo de varios días, en la siguiente clase, mi estudiante me trajo la noticia de que había estado observando su respiración durante el día y que, efectivamente, cada cierto tiempo, inconscientemente, retenía la respiración.  No puedo negar que me sorprendió su comentario, no esperaba que encontráramos la  raíz del problema con tanta facilidad. 

Supongo que ya habréis deducido la solución: hacer consciente lo inconsciente, en este caso la respiración.  Mi recomendación fue que durante el día estuviera atento a los momentos en que retenía la respiración y lo evitara, que mantuviera una respiración natural,  fluida y fácil.  Como era un alumno muy aplicado, así lo hizo durante las próximas semanas hasta que consiguió cambiar el hábito diurno.  

Como durante la noche reproducimos inconscientemente  muchas de las tendencias que tenemos durante la vigilia, al modificar el habito de hacer apneas durante el día, también dejó de hacerlas durante sueño. 

Espero que si tenéis este problema esta experiencia os pueda ser de ayuda.


                                                                                                                           Llorenç Mestre