martes, 13 de enero de 2015

El camino espiritual





Seguir un camino espiritual es empezar a entender que la felicidad no se encuentra fuera de la mente.  Que la felicidad es un estado de la mente.

Podríamos decir que la mente está feliz cuando está en paz.  Si la mente no está en paz,  no hay nada que pueda satisfacernos.  Pero cuando la mente está en paz, todo es motivo de felicidad.

Un camino espiritual es un camino que emprendemos para abandonar nuestras mentes perturbadas, nuestro ego.  Estas mentes están producidas por los engaños de una mente que no ve las cosas tal como son y que lo exagera todo. Es como si continuamente estuviera alucinando.  La función de estas mentes es perturbar la paz natural de la mente.

Emprender un camino espiritual es decidir abandonar las perturbaciones mentales y descubrir que al abandonarlas hay claridad, paz, sabiduría, ecuanimidad, amor.  Transformar la mente es empezar a identificarse con esta paz, con la naturaleza clara y amorosa de la mente, haciéndose íntimo con ella, en lugar de hacerlo con las perturbaciones mentales.

A través de practicar la meditación debemos aprender a darnos cuenta de que  son nuestras perturbaciones  las que nos causan sufrimiento.  Cuando nos demos cuenta de ello,  podremos empezar a abandonar este camino,  y dejar de ser esclavo de las mismas.  Buda lo describió claramente a través de las cuatro nobles verdades: Conoce los sufrimientos,  abandona sus orígenes.  Practica los caminos y  alcanza las cesaciones (del sufrimiento).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias! Tu opinión es muy valiosa :)